¿Qué podemos ofrecernos?

En el Banco del Tiempo de San Cristobal se ofrecen distintos servicios. Desde acompañar a alguien al médico, hasta clases de informática.
En este cuadro os dejamos los servicios que hasta día de hoy se ofrecen.

 

Si quereis apuntaros al banco, os daremos una lista de servicios (que adjuntamos a continuacion), para ayudaros y daros cuenta de TODAS las cosas que sabemos hacer, aunque no nos lo parezca!

Listado de Sugerencias (en pdf)

Imagen

 

 

El II Encuentro de Bancos de Tiempo de la Comunidad de Madrid

A finales de abril se celebró un encuentro de los bancos del tiempo que se encuentran en Madrid y acudieron 20 entidades diferentes.
Organizado por el Banco del Tiempo de Rivas, os dejamos el enlace del evento y las fotografias que se hicieron del mismo.

http://www.bancodeltiemporivas.org/noticias/detalle.php?id=138#

Mercadillo de TRUEQUE

Evento realizado en San Cristóbal de los Ángeles.

Fotos y texto escrito por una compañera del Banco del Tiempo

MERCADILLO, espacio para:

¿El encuentro?

¿La solidaridad?

¿Dar a conocer el Banco?

¿Hacer nuevos socios?

Todas esas cuestiones pueden llegar a tener respuestas en este acontecimiento, y más o menos se han dado en este segundo mercadillo que hemos celebrado en S. Cristóbal de los Ángeles.

El tiempo fue un factor importante.                                                                                           El que utilizamos para prepararlo la mañana del 25,  y el que la gente pudo tener para ver y decidir antes de comprar,  antes de abrirse el mercadillo.  Conceder un espacio para realizar las cosas con sosiego, nos beneficia a todos.

El espacio amplio, nos regaló la mayor exposición  de los objetos y la posibilidad de encontrarse en comentarios y muestras de objetos, con el tiempo necesario para decidir.

El mercadillo contó con muchos stands, clasificados por materias: ropa de muchas tallas y para varios sectores, que ofrecían la posibilidad de un desfile de altas esferas, pues los que lo adquirían, mostraban con satisfacción lo que se había conseguido. La animación de las que estaban al frente de las mesas, veían con alegría como las prendas de sus mesas disminuían y los objetos cambiaban de mano.

Jabones y corbatas ofrecían la posibilidad de apostar por la belleza y el bien vestir.

Bolsos, carteras y carpetas, zapatos esperaban cubrir necesidades y servicios y muchos se alegraron de encontrarlas.

¡Cuántos objetos para admirar y desear ¡ juegos, estuches, llaveros, cuentos hicieron las delicias de los pequeños o provocaron llantos por no poder conseguir lo que deseaban, porque otros se les adelantaron.

Los libros para los grandes, tuvieron menor demanda y quedaron para otra ocasión.

Una multitud de objetos de fabricación casera, donde la imaginación y el amor de los socios se emplearon a fondo, señalaban muchas oportunidades para decorar el hogar y hacerlo útil y práctico.

El regalo personalizado, atrajo a niños y mayores.  Conchi se empleo en decorar y marcar las jarritas que se presentaban útiles para el café o dispuestas para depositar los instrumentos de trabajo.

Los que desde la puerta de entrada recogían los nombres de socios y participantes, eran la mejor carta de presentación a una actividad en la  la cual, solidaridad, alegría, se unían para compartir unos objetos, un tiempo un estar juntos, aportando a cada uno un mayor conocimiento de sus vecinos.

Sí, fue un mercadillo solidario, los kronos hicieron el milagro, saciar algunos deseas, cubrir alguna necesidad:

–         Lo necesitaba, no me lo podía permitir, aquí lo he encontrado.

– Me lo pedía mi hija, yo le daba largas porque no se lo podía comprar, hoy puedo darle un gusto.

– He encontrado este pijama que me viene muy bien

– Hay cosas que son muy útiles, aunque solo puedo coger esta.

– He podido conseguir esto para mi marido, porque le viene muy bien

–  Quería comprar otras cosas pero no tengo más kronos, aunque poder comprar poco, nos hace compartir para que los demás también puedan tener

Fue también un espacio de encuentro entre los socios, sin intercambio de cheques, gratuito, sin cuenta de tiempo, la entrega de muchos de ellos hizo posible que este mercadillo saliera adelante con ilusión.

Convocamos, preparamos y atendimos a cuantos quisieron pasar  por el mercadillo, y al hacerlo, nos sentimos contentos de llevar a cabo,  juntos, lo que como tarea de todos era una misión de los socios.

Lo dimos a conocer y  convertimos en voceros  a los que con nosotros están trabajando en la catequesis, en las habilidades y en las tareas parroquiales. Los carteles anunciadores, quisieron sustituir los espacios donde no podíamos llegar con la palabra.

Un poco más, oyeron hablar de la gratuidad, de dejar a un lado el dinero, que tanto condiciona nuestra vida, para funcionar como personas,  que siempre tienen algo que ofrecer y alguna pobreza que demandar cubrir.

Si la convocatoria fue amplia, y la respuesta grande, nos faltó más publicidad, dentro del espacio del mercadillo para hablar del Banco del  Tiempo Asunción, contar como funcionamos y las posibilidades que ofrece para cada uno para desarrollar sus dones a favor de la comunidad y acoger, beneficiándose,  los dones de los demás. Un tema pendiente para el futuro inmediato.

Creemos que el mercadillo, fue un espacio abierto a muchas posibilidades, algunas con grandes logros, otras con mayores posibilidades, pero todas nos dejaron con una doble certeza, fue bueno, pero podemos mejorarlo.